miércoles, diciembre 30, 2009

Un mundo sin ronroneos

Henos aquí pendiendo de la delgada línea de la fragilidad humana. Olvide las coordenadas, baje la guardia, respire ampliamente y estuve a punto de caer. Estoy conteniéndolo todo hasta el eco, como si yo pudiese hacer tal cosa, porque allá abajo hay gatos. Este mundo esta lleno de espejos, yo no sé si estas arriba o es solo tu reflejo. Quiero acercarme a ver. ¿Será que debo bajar por ti? ¿Será que esperas mi ayuda? ¿Será que yo te puedo ayudar?

Hay otros seres de ojos grandes y pupila verde, ellos no ven reflejos porque no son de este mundo, tienen sus propios engaños a los que quizás los de este mundo seamos inmunes. De vez en vez vienen a visitar a los equilibristas. Nosotros que vivimos al filo entre siempre y nunca. Somos los del estrecho y yo aquí jugando a probar suerte, aprendiendo el arte de dormir en un solo pie jugando a ser grande.

Hay quien se creyó el sueño hasta volverse su propia ensoñación, dichosos ellos, que caminan en tierra firme o expanden sus alas para ir de paseo. Dichosos los que llanto han creado mares y en su caos construyeron veleros para ir a otros lares, los que creyeron, los que flotan, los que al caer se despojaron del miedo y levitaron.

¿Qué será de los gatos? Podría volverme uno de ellos y perderme hasta que no me reconocieras. Pero ya no volvería más. Podría engañarles para ir a otras partes pero sería siempre cautelosa, engañando, con mi bola de estambre. El suyo no es mi mundo y es tanto mi miedo por no ser de ellos que pendo aquí congelada y cualquier día me quebrare.

Me soñare halo de luz turquesa que viaja y rompe esquemas. Viajare de mundo en mundo, pintando cielos, bordando estrellas, te pintare un camino a tu propio mundo donde no haya gatos maullando por tus miedos.

Cerrando 2009

Justo antes de dar la vuelta a la hoja y terminar con el capítulo quiero cerrar los ojos un momento y verlo todo en imágenes que pasan en cámara rápida para recordar. Veo el comienzo tan lejos de lo conocido y apunto de volar. Quien diría que las alas te nacen cuando enfrentas tus miedos, cuando te despojas de todo y vas al mundo a conocerlo.

Entonces había un montón de extraños con grandes sonrisas. Gente distinta, de todas partes, altos, gordos, lacios, morenas, delgadas, rizados y bajitos. Un millón de perspectivas, ideas extrañas, desconocidas hasta entonces. Tres distintas en casa, un salón de clases donde no están los mismos que me acompañaron antes, nuevos vecinos, amigos, conocidos.

Volver a casa con colores que antes no sabía, encontrar lo que me fue antes esperándome sin saberme nueva. Abrazarles como si pudiese absorberlos y no dejarles más. Morir de ganas por decir y ser incapaz de hablar. Contrastes. Sueños de vuelo.

Hoy de nuevo en este mundo que me acepta a pesar de no entrañarme, echo de menos a mis extraños. Estoy en la base de una gran montaña y viendo el pico empiezo el camino que ha de llevarme a ese sueño infinito. Doy vuelta a la hoja para volver a ver el blanco que impone. Tengo mis alas y tinta para dibujar los sueños.

martes, diciembre 01, 2009

Llegando a Icaria

http://www.youtube.com/watch?v=kJWLcrEXYOk

Embelesado con el sol
Icaro cae
¿morir?
muerte que redime.

Allá solo donde se muere
donde existes
donde cominzas
allá descubres quien eres.

Viajando a Icaria
a ver lo que no soy
a alterarme o desalterarme
a encontrar una parte
un pedacito

viernes, noviembre 27, 2009

Palabras invisibles

"Todo pensador
profundo tiene más miedo

a ser entendido que
a ser malentendido."

Nietzche

Deseaba que las palabras emanaran de mi piel, se comunicaran solas, pese a mí que no entiendo, por encima de mis cuestiones ideológicas, sin mi nombre, sin tus huellas. Hubiese liberado el alma del cuerpo para decir… (silencio). No lo sé ahora, como no lo supe entonces y quizás mañana tampoco. Quise que fuese lunes. Los lunes son días sencillos, de rutina. Son días de ojera que pasan sin mayor pena.

Silencio del que ve y no observa. Silencio por qué no comprendo. Silencio que pareciera tenerme sin mí. ¿Será que estuve sin estar? No mi mente, no mi alma, no nada de lo que yo conozco. Entonces estuve la yo que no conozco.

Me alcance en el tiempo y siendo consciente de mi cuerpo, de mi nombre, y aun peor mi insensata, caprichosa y enredada presencia, comprendí. Solo entonces supe que había transgredido aquella carta lacrada en cera, envuelta, etiquetada. Leía una carta que había sido escrita sin querer, a puño y letra con lágrimas entre los ojos, con manos que tiemblan.

Hay cosas que se escriben como expectorante, deseando no ser escritas, suplicando su intuición sin ser leídas. Tenía mi nombre. No me leas suplico la carta, llorando su incomprensión, necesitando un perdón por un crimen no cometido. Nunca quise ….. Se leía el primer renglón.

¿….? Era muy tarde. Lo adivinaba desde hace tanto. Era cómplice por leer la suerte. Y no podía parar ahora. Una carta inocente de toda culpa, no había culpables, ni herederos, no había antes ni después, pero el sueño le hablaba tan fuerte que le confundía la realidad al punto de un frenético desquicie.

La culpa del crimen convertido en yugo arrastraba todo aquello que pasa en los bordes de la vida. Culpa de lo que no será, de lo que nunca fue. Culpa sin causa, ni castigo. Culpa que se lleva como solapa de saco, como bandera, estandarte, guirnalda en la frente.

Quemé la carta y con ella el resto de sus líneas, de las historias que no sucedieron, del crimen que no se cometió, de las sonrisas que no evocaron, de los misterios que jamás engañarían el alma. Se desvanecieron las cenizas. Lo demás fue sencillo, como el curso del tiempo, como el vaivén de las olas y las noches de estrellas.

Tengo miedo de haber abierto un huequito al tiempo. Podría hacerle un nudito, coserle con cariño, cuidarle cada día, podría tantas cosas, pero que se hace cuando el gris invade. ¿Si te pinto un cielo azul podemos borrarle los rasguños al horizonte?

miércoles, noviembre 25, 2009

El gran e insaciable hueco

El hueco se expandio y cobro poder. Susana perdió el control. El hueco era más fuerte y devoraba todo cuanto tenía a su paso. Le comió los ojos, la sonrisa, las ideas. Susana cayó en cama, luchaba contra el obscuro espacio vacío e insaciable. Le dolían los pocos huesos que le quedaban, estaba cansada. Sorbió te. Velteó la cara. Hoy no me quedan fuerzas, pero te venceré mañana.

El hueco parecía no haber escuchado, pero Susana cerró los ojos y se escapo. Ya no estaba y el vacío se desquiciaba, tenía hambre, un hambre que no acaba nunca. Pero los espacios negros sólo comen lo que consiente de su existencia se infecta de miedo.

Susana tenía miedo. Susana duerme. Susana sueña. El vacio se inquieta. El vacio se contrae. El vacio existe como respuesta a un todo. Su sana coexistencia entre dos extremos le deja una ruta de escape. Susana despierta en otra parte.

martes, noviembre 17, 2009

me gustas

Me gustas
Ayer y hace media hora
Hace un año cuando no te conocía
Y en diez meses dondequiera que te encuentres
Me gustas tal y como eres
Con tus locuras
Con tu risa divertida
Con tus ojos que desnudan
Cuando te muerdes despacito el labio
Y me imagino que soy tuya
Me gustas
Porque tomas café amargo
Porque vives en tu mundo
Porque ves los colores que los demás no ven
Porque sabes volar
Y tus abrazos parecieran estrujarme el alma
Aun cuando no te se
Me gustas sonriendo, enojado, de domingo y jugando
Me gustas
Por que sí
Por que eres tu
Yo que se

sábado, octubre 03, 2009

Sin conocerte te conocí en un destello de colores

Fue una imagen, el color, lo que no se necesitaba decir. Magia. Furia, arrebato, alegría súbita, pasión, enojo y en el momento justo una toma. Cuadro a color de un día cualquiera. En el sitio exacto y el momento justo tu ojo de mirada profunda me revela otro mundo. Siempre supe que había otro lugar, un sitio alternativo, desfasado para los desencajados. Y exaltando las pupilas con un atardecer de amarillo rosado, en la ciudad azul te conocí sin conocer. Estas aquí a 7mm del mundo habitual detrás de un lente de pasión de artista.

Y yo contemplando tus destellos. Lejos, como el mar del cielo, y tan cerca para escuchar tu risa. ¿Cómo pudiste retratar el alma y capturar mi vida? ¿Quién eres? Extraño de mirada linda y ojos profundos ¿Cuándo me invitas a re-conocer el mundo? Quiero ir por ahí de tu mano, que imaginemos un día violeta con la luna en las mejillas.

Fue una fotografía, el instante donde se congela un silencio entre plata y gelatina. Entonces dime, ¿y si fuese un beso? Y tal vez un día cuando el obturador se abra seamos la escena. Yo letra, tu imagen, nosotros arte. Y así si conocerme nos encontramos en algún sueño y me enamore de ti y quizás tu de mi y luego que los ojos se abran, ¿recordaras amor?

Pudiera ser que nos supimos siempre y en el desfase nos extraviamos. Alcanza mi mano, quiero ser tu musa. Te imprimo un beso, te dibujo un sueño, te escribo un te quiero hasta que me alcance tu lente. Y cuando mires sonreiré, y estaré hasta que la eternidad se acabe y recomience.
********
Te supe siempre

Eras el chico de la foto de color

El de la mirada alegre

El que me sube en sus hombros para alcanzar las nubes

Me dibuja estrellas en los ojos

Y retrata el mundo hecho poeta
extraño ojos de luna
eres sueño
retrato
ilusión
delirio

martes, septiembre 29, 2009

Tal cual

Cuando los ojos cierran la boca inerte
Parece saberte
Cuando la boca te deduce dulce
Menta
Cuando finalmente los ojos gritan
En la boca
Cuando las palabras se amontonan
Se desvanece
Como si fuese nada desde siempre
El sueño
Como pesadas gotas que resbalan
Los recuerdos
Como hojas del viejo libro
Nada y todo
Cómo y cuando
Tal cual

en.Desord.en

Blanco es el vacío de no tenerte, de no sentirte, de no saberte. Hueco, espacio inerte. Muerte del espacio que no te contiene. Hay que ganas que estuvieras, que dijeses, que sé yo, lo que dices en casos como este. Y, si fueses.
Pero no estás, y otra vez ese aroma. Ese aroma que me desespera, que te envuelve, que sabe todo de ti y me agrede con provocaciones vanas. Pudiste estar o podrías si así fuese. Entonces tomarías mi mano y no dirías más nada y todo iría bien.
Bien como van los días, y el vuelo del ave. Me estoy mordiendo el labio otra vez. Me quedé callada. No grite, no llore, no dije nada. Bien, mal, cualquier cosa, no sé. Te tengo en el recuerdo pero no estás. Desorden de hormonas, de ideas, de estados físicos de la materia.
Me aferro al lado izquierdo cuando la paz se ha instalado en el derecho. Y, ¿Qué hago aquí en este ridículo lugar donde te conocí? Como pude conocerte si apenas es hoy y no mañana. Tu estas en mañana, el pasado es ayer y yo en este hoy sabor a lima.
Voy a cerrar los ojos y cantar muy fuerte, tan fuerte para no escuchar los pensamientos, ni los latidos. Voy a gritar a coro, será estruendoso. Voy a gritar, más fuerte, un poco más, ya no te escucho, más, menos, un poco menos, ya no grito, tan solo hablo, susurro, callo… ¿Dónde estás?

sábado, septiembre 26, 2009

guardado y a la vista

Con el paso del tiempo el hilo se anuda y se enreda en tal forma que llega un día en que es demasiado complejo tratar de deshacerlo. Sin embargo, también sucede que un día cualquiera un viejo nudo entre aquella maraña se desenreda y parece desencadenar la enredada bola que llevábamos a cuestas. Es tal la emoción de ver el viejo hilo a todo lo largo que en la fascinación le enredamos de nuevo. Vivimos tejiendo y destejiendo. Aprendimos a tejer cadenas que después destejimos para formar la manta entera.
Hoy ví el hilo completo, fue solo un instante que me pareció comprenderlo todo. Un destello. Entonces sin darme cuenta lo fui enredando de nuevo, con nudos más elaborados y complejos. ¿Tengo secretos? Surgió un vacío. ¿Por qué habría de tenerlo? Escribí blanco en un largo espacio. Blanco no significa nada, es más bien: espera, incomprensible. Blanco es aquello que hoy no alcanzo y sin embargo ya poseo. Blanco desespera como la ansiedad.
Soy responsable de todo aquello que guardo. Y, ¿Por qué habría de guardar algo? Quizás porque no quiero que abandone mi posesión. Guardo dinero, las llaves de casa, esas cosas de uso diario y otras tantas que al final de cuentas de perderlas no pasaría nada. Hace unos días encontré a un buscador de guardados. ¿Qué guardados busca un buscador? Le di los míos, un monedero, un celular, y mi tranquilidad. Los dos primeros los he olvidado, no los guardaba, tan solo los portaba. Sin embargo la tranquilidad es extraña. La llevo el buscador sin ser consciente que la tenía y buena falta que le hubiera hecho, pues parecía haber perdido la suya.
He descubierto que no todo aquello que tengo lo guardo, algunas cosas tan solo las porto. Llevo conmigo cosas e ideas que son de uso cotidiano, que están de paso. Son mías como podrían ser las de cualquiera. No me definen. Son carga muerta y muy ligera.
¿Guardo? Si lo que porto no me define, algo deberé guardar o sería sombra. ¿Qué se puede guardar? No guardo cosas, las porto, pero podría guardar hechos, ideas y sentimientos. Y ¿si les guardo yo son ajenas al mundo? Lo que guardo me define y al compartirlo quedo expuesta al buscador de guardados. Pero, quien podría robar aquello que me define si me contiene en su naturaleza.
Registre la vieja caja ya empolvada donde se han amontonado los guardados. Encontré dentro una niña de 6 años que buscaba en casa una moneda cada mañana. Registraba cada rinconcito del cuarto y llegaba a clase agobiada. Encontré silencio y mucho miedo. En otros guardados más actuales me descubrí a los 21 con un pensamiento tan profundo y pesado. Vi lágrimas derramadas, desesperación, soledad, silencio y la más poderosa fuente de amor.
Exploré la caja muy afondo y descubrí tristeza junto a silencio. Guardados contenía silencio, pero junto había una caja más brillante que también guardaba. En esta caja encontré sonrisas, palabras lindas, una niña de 13 años que pasaba la noche en vela con los amigos, me vi a las 22 cumpliendo el sueño de escribir en una revista y a los 24 viendo realizado el imposible deseo de juntar a los amigos de toda la vida y tantas otras cosas lindas. Pero me llamó la atención descubrirme en esta caja escribiendo la historia de la niña de 6 años y contando pedacitos de pensamiento.
Siempre fui una niña muy reservada. Estaba convencida que tenía que ser la niña modelo. No decir malas palabras, ser la mejor en la escuela, no causar conflictos en casa, no herir los sentimientos de nadie ni conflictuar su pensamiento. Prohibido enojarse, llora en silencio. Sonrisa perfecta y de tiempo completo. Entonces callas. Silencio.
Y la carga resiste, cada vez un poco menos. Un día el peso es tanto que te lleva a cuestas. Te supera en toda forma y cansada de luchar resbalas. Profundo. Y ¿allá obscuro y sin saber hablar como se sale? ¿Salir? Amor. La materia al estar en reposo no se mueve a menos que se ejerza sobre ella una fuerza externa. En el fondo no existe movimiento, pero si fe. La fe mueve montañas.
El fondo es obscuro y duro. Arriba hay luz y la carga es suave. Yo no sé si sea fórmula, pero silencio me significa fondo y el fondo asusta. No quiero silencio. Es verdad, guardo, todo aquello que me define, pero guardar no es ocultar, es tan solo llevar conmigo. Y tampoco es portar. Lo que porto se va sin mí y me es ajeno después de un tiempo. En cambio lo que guardo le contengo y me contiene por eso me define.

sábado, septiembre 05, 2009

Para Tí, siempre por Tí :D

Cuando pida que llueva, cuando envuelta en tierra pida hasta tu cielo que las nubes me bañen, no sea yo tan incrédula. No sea que clamada tu ayuda, salga como si la sequía fuese eterna. Más me valiera entonces no haber gritado en esta tierra que se quiebra. Sedienta de agua que corra y reverdezca, deseosa de un manantial donde surjan las ideas, sea tan grande el impulso que salga con paraguas e impermeable a bailar bajo el sol mientras la lluvia llega. Que si pasan los días, y se apilan las noches, no cese en mi espera. Si cayesen los árboles y el frío amedrentase siga yo en pie, tallando la piedra, esperando aquel día en que la lluvia me envuelva.

Y si espero, que los días no sean tormento, que se pinte una sonrisa como diciendo: confío. Aquí estaré Señor, guardando entre mis manos esos sueños que me erizan con la absoluta confianza que no me has olvidado. Bien sé, serán las tuyas las que dibujen el brillo en mis mejillas. Cuando lleguen ellos, sigilosos, sin decir nada, ellos los que de noche asustan, no tendré miedo, pero si así fuese les venceré, pues tengo la completa certeza que tu estarás a mi lado para defenderme hasta de los espacios que no lleno en mi reflejo.

Hoy me he puesto en pie lista para jugar en el inmenso mundo y bañarme en la grandiosa oportunidad que me regalas cada mañana. Con mis debilidades y aptitudes, con lo tengo y lo que no, lo que hoy comprendo, y hasta algunas cosas que he olvidado en el camino dejo este barco que me brindaba calma para ir junto a ti a buscar otro mar.

sábado, agosto 22, 2009

Wikipedia: brillo que aparece en el cielo nocturno

"Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere."
Elbert Hubbard

Yo no sé si la desintoxicación de ideas me vuelve escritora por que plasmo letras o si es mi lector (si es que existiese) quien me convierte en esencia. Sin embargo, si encontrases este abstracto boceto de mi loco pensamiento recibe el modesto homenaje.


*****
Así es la vida: de colores, con puntitos, sin orden establecido y esperando que la conquistemos.
Un día despiertas en jueves (no sé porque no lunes de verano o martes por la noche) y estas frente a frente con el destino.
Rara vez la vida te cuenta secretos al oído, como si fuesen cómplices; como cuando teníamos cinco años y bajo la cama guardabas la puerta a un mundo de fantasía.
O será que la hemos olvidado, y solo a veces de vez en cuando, casi en sueños, la encontramos.
Recorrer el mundo requiere de agallas, locura, inocencia… que se yo, hay que ser irreverente y revolucionaria.
Así un día de jueves, no antes, ni muy tarde, en el momento justo compartimos el viaje, y en mi forma amorfa te dibujo un gracias.
Gracias!

sábado, agosto 15, 2009

Fragilidad humana

Y si a causa de la humana fragilidad no te dijera….si de pronto callase las ideas. Si el corazón que grita se sometiera a un yugo, ¿será bondad? Si tu extraña forma fuese acaso mi plegaria, entonces cada lágrima derramada hubiese desvanecido su paso en vano. Es insoportable morir callada mientras el alma, el pensamiento, cada idea y sentimiento quisiera desbordarse. Es retórico, juego irónico, abstracción, substracción de lo real que en esta recta a un paso de la meta hayas soltado las riendas.

Seguimos aquí fingiendo, aparentando. Jugamos a sonreír por no correr el maquillaje. Somos actrices de rizadas pestañas que leemos el guión asignado. ¿Cuándo será que el escritor me dedique unas líneas? No quiero, no puedo, ¿debo? Y me pregunto si, ¿Cuándo el halo de luz me bañe en espera de mi debut, yaceré ahí cual muñeca de hilos que sigue cada línea de aquella obra, hasta que el público aplaude conmovido y vuelve a casa, donde olvida que alguna vez sucedió y mientras tanto regreso segura de mi éxito en pantalla y mi traición interior?

Armada de bríos, decidida a todo llegue mientras desvanecías. ¿Quieres oírme? Tal vez te lo pregunte. ¿Quieres saber lo que no digo cuando disimuladamente bajo la vista y sonrío mientras te digo que ya no importa y todo está bien? ¿Será que verdaderamente ya no importa?

Al final me pregunto, ¿qué se supone que hace una mujer con la inexplicable, insoportable y desquiciante fragilidad humana?

martes, agosto 04, 2009

Lista para volar

Tengo ganas de volar muy lejos a donde me lleve el viento. Quiero oler jazmines, comer cosas distintas, hablar otro idioma, contemplar el mundo, romper las reglas, cambiar de estrellas. Quiero enredarme en temas desconocidos hasta hacerlos míos, contribuir al mundo, comprometerme con alguna causa. Quiero rebelarme contra todo aquello que hago por costumbre, casi instintivo, no quiero seguir cánones, ni vivir de apariencias. No quiero que encontrar en mi lengua ofensas, ni agravios, quisiera ser invidente a aquello que me hiere, pero al no serlo pido la fuerza de la aceptación y comprensión. Deseo correr como cuando niña hasta alcanzar mis sueños. Todo esto da miedo, debo renunciar a mi para encontrarme. Y, es verdad que asusta, pero no es un miedo que paraliza, por el contrario me ha llenado de fuerza el saber que renuncio a una gran vida para buscar una mejor. Llevo la maleta llena de “sí puedos” por si hicieran falta cuando la noche caiga. Sé que habrá días buenos y otros menos fáciles, pero Dios me acompaña en el camino, me espera del otro lado y está listo para alentarme. ¿Cómo lo sé? Él me lo ha dicho. Antes me han preguntado cómo le conozco, bueno no vas por ahí explicando como sabes de tu hermana, tus padres o tus amigos, solo les ves, les saludas, hablas con ellos, de igual forma con Dios.
Espero equivocarme muchas veces y cada vez enmendar los errores y aprender de ellos. Igual espero, acertar las suficientes para no desfallecer en el intento. Deseo comerme al mundo para aprender de él y superar mis límites. Extenderé mis alas con el terror a lo desconocido y con la seguridad de que no tengo otro camino. Soy la escritora de un país desconocido y la niña que le busca. Estoy lista para encontrarme, para prender mis estrellas. Y si me fuese permitida solo una cosa, pediría llevarles conmigo.

jueves, julio 02, 2009

Crónica de Oporto y un cuarto de siglo

En un intento por cumplir el cometido he escrito mi versión de crónica, donde hablo de todo excepto de lo que se me ha pedido. De antemano pido disculpas. No es que quiera excusarme pero como dato al margen quiero decir que el texto ha cobrado vida ignorando mis deseos y exigencias por cumplir los requisitos al pie de la letra.
Para cumplir 25 años uno debe cerrar los ojos y no sentir el tránsito del tiempo. La vida siempre me ha venido con sabor a fruta y de todos los colores. Es un año frambuesa, pensé antes. Ahora van tan solo unos días en mi nuevo estado y cada vez me siento más segura, es un año frambuesa.
Las fechas importantes me ponen ansiosa, les esperas como si todo girase en torno a ellas y luego vuelan, no les alcanzas, el momento se te escapa de la mano. Por ello me decidí ignorarlas. Quizá les tome de sorpresa y las atrape en mi bolsita mágica, donde se guardan los momentos que tienen chispitas de luz.

Cronología de hechos:
· Despierto, 12 pm, felicidades, estas son las mañanitas, tanti auguri, pastel de helado, mordida, mi hermanita, amigos, risas y mis ojos despintados. Una voz que me abraza desde la distancia, mamá, papá…
· Finta al tiempo, cierro los ojos.
· Despierto en blanco y negro, una imagen éxito, el cosmopolita Nueva York, un cuadro donde detrás de lienzo yo leo un eres importante para mí.
· Oporto

Entonces salte el espacio, encontré ese hoyo negro que te sirve de puerta a otra parte y vengo acompañada. ¿Qué se hace cuando se cruza el espejo para llegar al mundo que se ve enfrente? Veo gente con un chipote chillón en mano. El martillito de juguete se duplica y triplica, todos lo tienen. Yo quiero un martillito de color rosa como mis frambuesas.

Me gustan los sueños porque te dan libertad creativa, y como es mi sueño lo manipulo a mi antojo. Así mi amiga tiene el chipote chillón y jugamos a ser parte de la fiesta de San Juan. No hablo portugués, no había estado antes donde no hablasen un idioma conocido. Me gusta y me desespera. No lo controlo todo, nunca es así pero me engaño de vez en vez para tranquilizarme.

Somos todos los que estamos y ninguno, no lo sé. Es una metáfora internacional, inter-pensamientos, inter-espacial, inter-tiempo. Recorremos las calles de este lugar que podría pertenecer a todos pero le he tomado prestado por unas horas. Ellos creen que es pueblo muerto, no saben que le he secuestrado para traerlo a mi historia.

Podría describir sus callecitas encantadas, los grandes árboles, el rio, y otros detalles de ojo urbano, pero prefiero decir que fueron ellos. ¿Qué dirías si pudieses robarle un día a la vida de la gente que quieres para que te acompañase a soñar?

jueves, junio 25, 2009

Solo por hoy

Hoy no necesito llenar de palabras y frases lindas el día, no necesito retar a la vida, probarle al mundo que soy de acero, no me hace falta atravesar el tiempo y romper barreras, hoy quisiera por un día solo dar gracias. Quedarme en cama, verter lágrimas hasta quedar dormida y despertar con una gran sonrisa que no me quepa en la cara.

lunes, mayo 04, 2009

Una sola respuesta

en letra grande
y
en chiquita

viernes, mayo 01, 2009

La moitié de ton coeur

Él tenía la mano sobre la mesa de Madera. No había caído en cuenta que llevaba un rato escuchando la conversación sin prestar realmente atención. Me habían atrapado mis pensamientos. Una familia que me pedía permiso para pasar con una carriola me hizo regresar. En la mesa la conversación seguía igual que hace unos minutos. Escuche que todavía seguíamos hablando de asuntos políticos del país, arreglando el mundo en una tarde de café. Generalmente, hubiera tomado parte activa de la conversación, pero en esta ocasión mis pensamientos estaban gritando demasiado fuerte para ignorarlos. Sin embargo, me di cuenta que me había perdido con la vista fija en su mano. Así que me quede examinándola. Tenía los dedos largos y flacos.
Me obsesiono fácilmente y con detalles casi insignificantes. Los olores, por ejemplo, recuerdo a la gente por olores y de vez en vez encuentro por la calle olores similares que acarrean recuerdos consigo. Si alguna vez no consigo unir olor e imagen me invade una gran desesperación que me impide concentrarme en cualquier otra cosa hasta encontrar la parte faltante. Es mucho peor cuando me viene una idea para escribir algo. No importa donde este o que esté haciendo, debo conseguir cualquier cosa donde anotar la idea y tomar el tiempo que ella necesite para explicarse completa. Es penoso, a veces debo interrumpir conversaciones, salir de la sala de cine, meterme en platicas ajenas, estacionarme en cualquier esquina. La idea parece tener vida, ser independiente a mi voluntad, no se conforma con ser escrita pide su desarrollo integro, aunque después sufra modificaciones. Una de mis obsesiones favoritas es ver a gente y determinar cómo debería llamarse. Rara vez, por no decir nunca, se llaman como deberían. Así que les guardo un nombre secreto para mí. De vez en cuando, sin saberlo alguno me presta parte de su esencia para su nuevo nombre que aparecerá entre mis textos. Al fin, no los leerá nadie, así que no hago ningún daño. Pero desencadena muchas ideas.
De pequeña tenía una pesadilla recurrente. Estaba en una casa vieja y grande. La sala tenía una doble altura desde la que se veía el pasillo para entrar a los cuartos que desembocaba en la enorme escalera de caracol. Yo acababa de bajar las escaleras y un hombre con una túnica negra me observaba desde el pasillo de arriba. Imaginaba que era el fantasma de lo Ópera. Supongo que antes alguien me habrá contado algo de la novela y me quedó muy gravada la imagen. Sin embargo, me asustaba y corría por los pasillos de la casa. Siempre intentando gritar “mamá, ayúdame” pero no podía gritar. Me esforzaba mucho por sacar algún sonido pero era imposible. Finalmente llegaba a la máquina de coser de mami. Es un mueblecito de madera que siempre ha estado en casa, dentro se guarda la máquina, los pedales y muchos hilos y telas. Sobre la máquina había una mano dentro de un guante de piel negro. Ahí empezaba el susto y terminaba. Tomaba el guante, no sé porque, pero al tocarlo aparecía una bruja. Entonces mi desesperación por gritar incrementaba pero los sonidos seguían sin salir. Nunca supe que pasaba después, despertaba en esa parte, o tal vez la olvidaba.
Debido a mi sueño obscuro las máquina de mamá de daba miedo y ni hablar de las manos o los guantes negros. Con los años olvide la pesadilla pero la mano se quedó como una imagen constante en mi memoria. Hace poco alguien dejo unos guantes sobre la máquina y el mismo recuerdo me invadió todo el cuerpo. Pero ahora ya no me dan miedo, solo forman parte de mis numerosas obsesiones. Creo que las manos dicen mucho de la gente. No las leo ni nada por el estilo, soy bastante escéptica para ese tipo de cosas. Sencillamente, cierto tipo de manos me dan seguridad y otras hacen que la persona me genere dudas y desconfianza. Creo que alguna relación debe tener con la mano de la máquina de coser.
Así que caí en cuenta de que no había analizado su mano. De hecho, la de ninguno en la mesa. Éramos seis. Nos habíamos conocido circunstancialmente, pero nos reuníamos con cierta cotidianeidad. Éramos mexicanos viviendo en España. Las fronteras son un asunto político, pero también cultural. A veces pienso que si mañana despertáramos con la novedad que las fronteras desaparecen y el mundo es de todos, después de un tiempo del juguete nuevo, la emoción pasaría y la gran mayoría volvería a lo mismo. La cabra siempre tira al monte. Pocos se harían ciudadanos del mundo. Esta frase me recuerda mucho a papá. Se auto-nombra ciudadano del mundo. Es que no son los límites físicos los que nos detienen, sino los mentales. Pero bueno, no quiero desviar la atención a otros temas. Mi mente es así de abstracta, va y viene y se obsesiona cuando tropieza con algún tema polémico. Les dije antes, soy obsesiva.
El asunto es que al ser compatriotas en el auto-exilio nos unimos. Siendo nuestro único punto de intersección la nacionalidad ya que todos somos muy distintos. Al menos así me pareció al principio. Nos veíamos periódicamente para ir de tapas, celebrar el cumpleaños de alguien, o algún otro acontecimiento importante. Sin embargo, pese a que llevábamos algunos años así, poco nos conocíamos. Carlos es el menor de 3 hermanos. Tiene la sangre ligera. Parece un pan de Dios. Cuídate de los buenos, dice mi mamá. Es economista y trabaja en una transnacional. Joel, o Joy como le decimos nosotros vive preocupado por su apariencia. Es administrador de empresas. Trabaja en Canal 4. Genaro da la impresión de haber crecido totalmente desconectado de la sociedad. Fue un niño que lo tuvo todo. Es informático, y trabaja medio tiempo como programador. Gaby, es una niña inteligente y sin muchos prejuicios. También es economista y trabaja con Carlos. No me gustan mucho estas descripciones, porque para conocer a la gente es más fácil ver extractos de su vida que una biografía detallada, sin embargo como la historia no trata de ellos los describo brevemente con fines prácticos. Como ya hable de los demás nos presentare a él y a mí también aunque tal vez quede sobrando. Él, Francisco, es médico cirujano, estudia cardiología en las tardes y en la mañana hace prácticas remuneradas en un hospital que no me acuerdo como se llama. Le gusta el arte. Finalmente yo, soy arquitecta y trabajo en un despacho de urbanismo. Me muerdo los labios y me desesperan dos tipos de personas: las que se quejan todo el tiempo y de todo y las que parecen inflables, es decir sin materia intelectual que les respalde. Me gusta el arte.
Antes de venir a España tuve un novio en la oficina. Fuimos a cenar por su cumpleaños. Fue ahí cuando vi su mano con detenimiento. Era totalmente cuadrada. Dedos muy pequeños y anchos. Es muy alto, pero mi mano es más grande que la suya. Quise correr, que alguien me fuera a rescatar. Parece tonto, he tenido tantas charlas conmigo misma convenciéndome de que es una tontería, pero me llena de inseguridad. Mi tío también tiene las manos así, pequeñas y gorditas pero es moreno y se ve en su piel el trabajo duro, me inspira ternura y seguridad. No hay reglas, ni sentido, ni ciencia. Yo misma me asusto cuando se presenta el momento del análisis. Hay gente con la que llevo una relación muy cercana y sus manos me inquietan tanto que no me siento segura más con ellos. Les confieso que no es como que vaya fijándome en las manos de las personas recién las conozco. Generalmente lo olvido, pero un buen día la obsesión me acosa y es inevitable. Lo detesto, porque sé que no me hará bien.
A través del tiempo no s habíamos ido volviendo muy unidos. Aprendimos a aceptarnos tal y como eramos. Gaby, Carlos y Francisco se conocieron en España desde hace mucho. Francisco era amigo del hermano de Genaro desde que vivía en México. Gaby, Joy y yo nos habíamos vuelto más cercanos.
La mano de Francisco me genero una adicción visual. Me pareció perfecta. Me sentí tentado a levantarla con mi mano y acariciar mi mejilla. No tenemos esa clase de relación. De hecho le consideraba pedante. Tuve miedo que descubriera mi juego así que busque las manos de los demás. Las manos de Carlos también eran con dedos largos y delgados, pero parecían con un trasfondo. Imagine que podrían ser las manos de un experto jugador de póker. Hay que leer entrelineas para saber la verdad. Las manos de Joy y las de Gaby me parecieron promedio. Blancas, complexión mediana, nada especial. No comunicaban mucho. Finalmente las de Genaro me recordaron a mi ex - novio.
Como era de esperarse notaron que estaba abstracta en mis pensamientos. ¿Te aburrimos?, me pregunto Carlos. Los estoy oyendo, dije como intentando que no pasara a mayores, solo me distraje un segundo concluí. Joy no se conformo con mi respuesta. Para que hayamos hablado mal de la derecha y no hayas opinado tus pensamientos deben ser muy interesantes, me dijo como intentando saber de que trataba. Genaro que nunca pierde ocasión cuando ve que alguien quiere pasar desapercibido insistió, que nos diga, que nos diga, como si fuese porra. Gaby salió a mi rescate, ya déjenla, si no nos quiere decir luego me cuenta a mí en cortito y ya estuvo. Es una tontería, les dije. Vale, dinos, no tiene importancia, insistieron. Les explique mi obsesión por las manos y quisieron saber cuál había sido mi veredicto de cada uno de ellos. No hubiera habido problema, pero no podía decir que a partir de hoy no iba a poder sentirme segura con Genaro y que me había enamorado de Francisco. Así que me salí por la tangente. Mi veredicto es que Carlos y Francisco deberían tocar el piano por que tienen dedos largos. Yo toco el piano, me dijo Francisco.
No habíamos tenido una muy buena relación él y yo. Me parecía que quería llamar la atención. Tenía un tipo francés. Me recordó a cuando Elizabeth conoce a Mr. Darcy en Pride and Prejudice. Así que ahora este súbito enamoramiento era insensato y desmesurado. Antes de irnos le dije discretamente. Tu mano me gustó. Hizo una pequeña mueca con la boca que parecía una sonrisita que decía ya lo sabía. Sin embargo, solo me dio las gracias y se despidió.
¡Qué gran responsabilidad es tener tantas obsesiones! Ahora había que sumarle este enamoramiento ridículo. Me había estado divirtiendo bastante los últimos meses. Salía a bailar conocía gente. No estaba buscando algo estable en este momento. Había una gran historia de amor y desamor que había superado finalmente y necesitaba aire fresco. Tener esta obsesión me impedía conocer gente efímera, me hacía pasar horas en el espejo y cambiarme 6 veces antes de salir. Siempre he sido muy buena en la escuela y mi nuevo proyecto de investigación se llamaba Francisco. Así que había memorizado, sus gustos, itinerario, gestos, señas e historia. Era fastidioso. Parecía su narradora.
Supe que le gustaba el arte cuando vi su mano. Tal vez eso desencadeno todo. No me equivoque, desafortunadamente, o afortunadamente, no lo sé. Ahora que me había interesado en su plática había descubierto que éramos mucho más similares de lo que imaginaba. De hecho nuestras actividades eran bastante semejantes. Va seguido a galerías y museos, le gusta el teatro, el cine de arte, lee mucho más que yo. Empezamos a intercambiar itinerarios. Lo invite a la presentación de la obra de una pintora Brasileña, muy amigan mía y a unos encuentros literarios a los que voy los sábados por la mañana. El me comentó de la muestra de cine internacional los domingos por la tarde y me presentó a varios de sus amigos.
Con los días la obsesión había tomado más fuerza. Deje de salir por las noches con los demás. Mis amigos insistían que algo raro me pasaba. Hasta un día antes de fijarme en la mano de Francisco llevaba un buen rato saliendo de noche, tomando mucho y conociendo chicos de todo tipo. A los que daba mi teléfono y salía al día siguiente y luego nunca más les volvía a contestar el teléfono. Si tenía la mala suerte de encontrarlos por la calle les saludaba indiferente. Conocí un belga al que me hubiera gustado conocer mejor, pero solo estuvo una semana y volvió a Bélgica. No importaba en realidad. Estaba feliz y divirtiéndome. Me juzgaban, pero antes tuve un año difícil, llegue a pensar en el suicidio, pero me aferre a Dios, claro que eso no lo saben.
Ayer fuimos al cine. La película no me gustó. Ya antes la había visto en línea. Pero igualmente fui porque sabía que estaría él. Comíamos dulces en la sala que él había comprado. Gaby y Joy estaban con nosotros. Gaby tomo un dulce sin que el viera. Que fijara es, quiso saber Francisco. Es solo un cubo amarillo, ¿qué más da, lo que sea?, parecía molesta Gaby por la pregunta. Sin embargo, eso hizo que mi atención se centrara en las figuritas que había en la bolsa. Encontré varias frutas, un corazón, y un cubo. Solo compre un cubo, dijo secamente. Hay otro en la bolsa le dije como para solucionar el problema. No se dijo más del tema.
A mitad de la película me pasó un dulcecito mordido. Lo vi con la luz que proyectaba la película. Era la mitad roja del corazón, el se había comido la amarilla. ¿Y esto para que me lo das? Le pregunte. Otra vez descubrí esa sonrisita suya. No me gusto, me dijo. Me quedé pensando pero no probó la parte roja. Después sonreí. Tengo la mitad de su corazón. No dijimos más. Nunca lo hacemos.
Carlos me pregunto por Francisco. No lo sé, le dije, tu vives con él mejor tu deberías saber dónde está. Bueno como tú eres la que está pendiente de él, creí que sabrías, fue su argumento. Como podía Carlos saber que me gustaba Francisco. Solo yo y mi obsesión por las manos podíamos saber eso. Yo, creí que sería él, el que está pendiente de mí, me quise oír serena e indiferente. Sí, bueno es mutuo, dijo Carlos.
Creo que somos poesía que nos contaba Octavio Paz. “Entre lo que veo y digo, entre lo que digo y callo, entre lo que callo y sueño, entre lo que sueño y olvido, la poesía”. Seguimos callados construyendo versos. Me gusta el arte, a él también, me gusta él y y yo a él, yo obsesiva y él obsesionado. Doy gritos que no salen como en aquella pesadilla. Él grita te amo y corre desenfrenado hacía otro lado. Pero ayer me dio la mitad de su corazón.

miércoles, abril 22, 2009

Ansiedad

Se lleno el espacio vacío.
Está lleno de un extraño sentimiento.
Estoy buscando.
Tal vez sea eso.
Se lleno de sensación de lo que encuentro.
Sigo buscando sin saber que busco,
pero la ansiedad de encontrarlo
me come bruscamente.

Me recuerdan los olores
Me imagino en tantos sitios
Y siento que le tengo, casi
¿Qué tengo qué o a quien?
Y, ¿si le encuentro?
Será el placer que genera la búsqueda
El saber de algo, hoy tan ajeno.

Estoy jugando a la evocación
Al no saber/le /te
Se me antojan aromas, sabores
Y todo sentimiento.

Sigo buscando y sueño que encuentro
La persistencia es bien remunerada
Pero ¿qué será que busco
que el corazón me tiembla
tan frenéticamente?

Busco lo que todos,
El punto máximo donde todo coexiste
Hasta que el magma escurre
Delineando los contornos
Y otra vez se hace la calma.

lunes, abril 06, 2009

Lo más importante de mi vida

Se me han dibujado los bordes de una línea que en sus vértices apunta al cielo.
Sucesión de puntos constantes formaditos uno a uno, como abrazando luna,
Caricia y beso.
Retrato a color
Uno y una
Dos y cachitos
Poema y poetisa
Música en viento
Hombre más allá del concepto
Artista que forja sueños
Quijote de un lugar que se antoja a mundo
Escepticismo agnóstico que implora la búsqueda
Y ella niña, carita linda y manitas tiernas
Palabras que curan
Oniromancia sustancial
Conocimiento selectivo de un sueño infinito
Mujer que sublima
Morir en si para reinventarse
Ángeles
Camino
Los grandes sabios no trazan respuestas
Es bien sabido que lo universal nos es ajeno
Propuesta interrogativa que incita pensamiento
Incesante reto de coqueteo a la vida
Vida tu tan incierta yo tan inquieta
Ansiosa de salir de mí para alcanzarles
Para decir cuánto les quiero
Y es que las palabras sobran
Cuando no les encuentro ni en tus versos
Mi larga historia y ellos entre la hoja, a un costado, sello de agua
En todos lados y aun muy lejos
Cual narrador que invita a rescribir la obra
Inspiración, principio y final
Artistas de sangre
Razón y causa
Obra culmen
Instrucciones para dibujar una sonrisa
Sabor a mundo
Posibilidad
Todo por todo
Y mi compleja forma de decir
Lo más profundo de un les quiero.

domingo, marzo 29, 2009

Una letra cada párrafo: ecuación pendiente - constante: tú

Ingenuos, los seres humanos somos locos. Somos capaces de amar a alguien hasta el desquicie y no decirle jamás. Preferimos enojarnos por lo que suponemos antes que preguntar. Optamos por juzgar en lugar de comprender. Creemos saberlo todo de los demás y no entendemos nuestro propio ser. Lloramos nuestra soledad y tenemos miedo a estar con alguien más. Somos locos, insensatos, nuestros propios verdugos. Decimos que nos amamos y nos dañamos en lo más profundo. Tenemos sueños que luego aniquilamos. Importa más el que dirán al que diré.

Seguimos jugando a polis y ratas, a príncipes y hadas. Nos creemos hombres y mujeres de mucho mundo, vestidos de pipa y guante, tacón de aguja, corbata y traje. Hablamos de política, la última noticia, el carro nuevo, la casa grande, las finanzas y las internacionales. Pero somos los mismos niños que se esconden detrás del árbol hasta que alguien diga un dos tres por mí y todos mis amigos. Seguimos esperando, no sé a qué. Esperando para ser. Tenemos tanto miedo a equivocarnos, a ser los congelados, que preferimos esperar que alguien se arriesgue y nos libere a todos. Las traes no se quedo entre los chicos del cole, corremos asustados aventando lo que no nos viene bien. ¿Será que nos faltaron más juegos de estrategia?

Antes no te dije que no hay mejor forma de torturarte que evitándome. Esquiva todo aquello que me pueda contener, aléjate, y corre rápido. No pronuncies mi nombre, verás que es cosa fácil. Si coincidimos sin querer, pasa de largo, finge que no me has visto. Si has de saludarme que sea rápido. Y si acaso fallo en algo, enójate mucho, como si fuera pena grave. Cuando mis actos se contrapongan a ese código que te implantaron júzgame sin intentar comprenderme. Porque estarás tan ocupado intentando no pensarme que te volveré loco de lo mucho que estaré en tu mente. Pero, si por un instante, intentases comprenderme, detuvieras tu agitado paso para saludarme, hablases de mi con naturalidad, no temieses mi presencia, escuchases mi plática, te interesases, podría ser que me quisieras o al menos me olvidases. Y aunque me da miedo que me olvides, me da pena verte torturándote.

A veces pido a Dios que me ayude a ordenar el pensamiento. Las ideas se contraponen y vienen en bloques. Me he vuelto una escéptica, sin darme cuenta que eso mismo es ya una idea. Me creo muy consciente, sabedora de mundo, libre de prejuicios y estéticas morales y luego me descubro víctima de mis engaños. He probado dudar de mí, de mis valores, de todo lo que conforma mi esencia humana y eso asusta ¿sabes? Luego habrá quien no lo vea con buenos ojos, pero más allá que ello, me pregunto si eso lo que en verdad quiero. He aprendido. Bendita ignorancia. Y hoy que sé, tengo más dudas. ¿Quiero saber más? Veo que es parte de naturaleza humana, inevitable, cruz que llevo a cuestas y por lo mismo la cargo de buena gana.

Cabe decir que quizá no seamos nunca. Tal vez sea mejor. Son solo grados que nos separan de ser paralelos. Qué gran frustración esa de ver que la línea se proyecta en el mismo sentido y solo a desfase. Líneas que no se tocan y son siempre inalcanzables. Se necesitan ángulos de diferencia y como saber ¿si vamos juntos o interceptamos? Al ser la última, destrozo el párrafo para pedirte en términos más familiares derívate constante o integra un término que me contenga, pero no me vuelvas ecuación sin respuesta.

domingo, marzo 22, 2009

Antesala de un posible crimen

Haces bien en mostrarte lejano. Incluso he llegado creer que evitas el espacio donde la tendencia nos converge. Bien podría encajar razones, en una tela hilvanada muy a fuerza, para resbalar los sueños que enmohecieron la tela. Te confieso, di oportunidad a lo figurativo, incluso muy a pesar de la razón. Pero, te felicito, si yo fuese tu, me iría bien lejos, me pasaría por alto. Es que yo soy discontinua, formo parte del azar y lo caótico. Me altero incluso sobre mí misma. No encajo, ni me defino.
A, pero insensato, debiste aceptar mi desprecio. Habiendo antes descrito la inestable línea en que enredo pensamiento y alma, ¿porque me besas como arrancando el alma y me miras aludiendo la coherencia? Trastornos sin sustento, me matas sin consciencia. Así nos vamos desgastando, cada quien con su dolor de pintura en tela.
Antropófagos, acabamos con todo aquello que nos importa. Seres irracionales. Ayer te desprecie (dígase refugio o medio de sobrevivencia) y sin más violaste el pacto. Silencio que engloba todo aquello que callamos por no encontrar palabras que le signifiquen.
Encontraste, paso lógico a la acción buscar. Pero, ¿quién busca lo que no se sabe perdido para abandonarlo luego? Luego, sí, luego de encontrada tengo miedo del abismo. Pero si fuese tu no miraría ni de reojo, no vaya ser que al verte quiera alcanzarte. Pero te advierto, si has de prescindir de este hallazgo, si has de esquivarme, eludirme y (diré con miedo) incluso odiarme, no te atrevas a dudarlo ya más tarde. No olvides ni un poquito de desprecio, que pudiera ser oyeras canto de sirenas y ya endiosado te aferraras a un corazón muerto para encontrar tu nombre dentro. Sería bien triste matarme a mí y luego morirte del remordimiento. “Matamos lo que amamos. Lo demás no ha estado vivo nunca.” Al final, abro un ciclo y tú lo cierras, sin darte cuenta que no hacemos más que volver al principio.
Igual te hare otra confesión, ya te he hecho muchas y eso que sigues evitándome con mucho esfuerzo. He pedido a Dios lluvia de flores u olvidar cardo y rosa. No quiero más grises. Pero antes que me mates te dejo una pequeña esquela:

Si te sueñas artista seré musa,
Y si anhelas vuelo, entonces alas
Y cuando el miedo invada yo consuelo
Y las palabras sobren mi silencio
Y también a veces incomprensible
Ilógica y desatinada
Pero solo tuya
Tuya los días de lluvia
Cuando todo en contra
Y ya de viejo
Solo tuya
sea pues,
decisión sabia
No ajustada en perspectiva
El ojo siempre miente
Las líneas siempre engañan
Y capaz mientras me matas
Se ajusta el foco,
la imagen cambia
muero de ganas
sin ti
mientras me amas.
nota al pie y como debe ser, en letras chiquitas para intentar que no lo leas (y eso que soy consciente que lo demás tampoco lo leeras): Yo estoy loca y soy inestable. Aferrate a la indiferencia no le des vida a aquello que no quieras llevar a cuestas. No sea cosa que algún día descubras que no se desprecia más que lo que en verdad importa. Ah! pero dicen que la locura genera adicción y es contagiosa. Te reto a que no me olvidas, a que me vuelvo parte de tu vida, a que me matas, a que sin mi te mueres.

miércoles, marzo 18, 2009

Porfavor, deja de quejarte!!!!!!

Recibí este mail (hasta abajo, en amarillo) y pocas veces presto atención a los forwards, pero este me pareció significativamente interesante. No es ningún secreto para el mundo que Chávez tiene una manera altamente peculiar de gobernar Venezuela. Si bien es cierto que no comparto su visión, no pretendo elaborar un ensayo exhortando al mundo a ponerse en su contra. El mail pide a los Venezolanos que están saliendo de su país debido a la situación actual que se está viviendo allá que reconsideren el estilo de vida al que están acostumbrados por que fuera de Venezuela no es tan fácil tenerlo. Me hizo recordar un fragmento de un libro de Anthony de Melo “aunque vas diciendo que buscas la felicidad, lo cierto es que no quieres ser feliz. Prefieres olver al nido antes que volar por que tienes miedo, y el miedo es algo conocido y la felicidad no.” Sigo sin comprender esa mania por aferrarse a un espacio. Que divertidos somos los seres humanos. Ya desde que naces comienzan las etiquetas, te titulan venezolano, colombiano, austriaco, español, mexicano… Se nos olvida que al final del día es territorio y nosotros los humanos. Dicen que hemos evolucionado, y aveces me pregunto si no será solo que hemos cambiado. Evolución implica ser mejor, si tenemos internet, ordenador, carros con turbo y teléfono móvil, pero en el fondo, nos hemos atado. El hombre empezó nómada, libre, dueño de todo. Hoy día decimos que queremos ser felices pero estamos tan enfermos de miedo que preferimos aferrarnos a lo conocido. Nadie entiende a las mujeres que sufren de abuso en su casa pero siguen con su esposo y la típica frase “es que en el fondo si me quiere”. Y, en verdad me pregunto ¿qué diferencia hay entre aquel que se aferra a su patria que hoy le daña, por miedo a no encontrar trabajo, no ver a la familia, no traer carro del año y la mujer que vive con el esposo que la golpea?

Nos quejamos desde que el sol sale hasta que se mete. Despertamos quejándonos de que aun estamos cansados, nos quejamos en camino por el tráfico, en la escuela o el trabajo nos quejamos por el jefe que pide demasiado, la tarea que es mucha, en casa nos molesta la comida, nos quejamos de la política, los gobernantes, la economía, la falta de dinero y la crisis. Hemos hecho algo sistemático del quejo. Que tal quejarnos de nosotros mismos, de no estar exigiéndonos el máximo, quejarnos por no estar disfrutando el sol que te despierta por la mañana, quejarnos de que no hicimos nada para tener un política distinta, quejarnos de tener miedo a no ser todo eso que siempre soñamos.

Así que mi respuesta es:
1. Si usted sufre mamitis: cumpla sus sueños, que su mamá este orgullosa de usted.
2. Si usted es de los que da todo por su familia: cumpla sus sueños, sea un triunfador para poder darles lo mejor a ellos.
3. Si usted tiene un título universitario y por eso siente que debe vivir como rey: trabaje fuerte y gáneselo.
4. Si está acostumbrado a traer carro nuevo y traerlo con su diseño muy particular: sea usted mismo donde quiera que se encuentre.
5. Si piensa que por tener varios doctorados, másters y distintos títulos lo van a recibir con los brazos abiertos país primer mundista: sea persistente, el que busca encuentra, si fuera fácil cualquiera lo haría.
6. Si no está acostumbrado a hacer quehacer, hacerse de comer y demás asuntos domésticos: nunca es tarde para empezar. ¿Porque tiene que depender de alguien más? ¿no es usted autosuficiente? O ¿no se enteró que la esclavitud ya está abolida?
7. Si su situación es estable, casa propia, carro propio, hijos en colegios privados: arriésguese, nunca se conforme, no hay peor cosa que no avanzar.
8. Si no puede vivir sin una arepa, unas caraotas, una hallaca, una lata de diablitos, una colita, una polar, un joropo, una empanada: empaque un poco en las maletas para compartir lo suyo con los demás pero dese la oportunidad de probar la extensa gastronomía mundial. Podría sorprenderse.
9. Si le encanta una playita, un coco frío, un rompecolchón, siete potencias y un peo de música a donde quiera que vaya: imagine todo lo que no conoce aun y también le puede gustar.
10. Si no puede vivir sin: cachifa, guardería, gimnasio: conozco otros estilos de vida, extienda sus horizontes.
11. Si no soporta el frío y le encanta el sol: A todo se acostumbra uno, pero además resulta que Venezuela no es el único país al que le llega el sol.
12. Si tiene problemas con su pareja y se va a vivir a otro país: No huya de sus problemas.
13. Si está acostumbrado a ser el centro de atención y a mirar a los demás por encima del hombro, si lo llaman Dr. o Dra. Donde quiera que va, si se la da de levantador, tira besitos, el más ricote del edificio, la última pepsi del departamento, el sabrosote del 'Club' etc... etc... ¡¡¡ emigre pa' que se vuelva humilde!!! (esta casi la dejo igual)
14. Si es de esos que está acostumbrado a jugar su triple y llama al santón de carayaca para que le de los datos del día y espera hora del Almuerzo para ver ansioso el Chance, allá no hay loterías en cada esquina: pongase a trabajar en esta vida nada es gratis y si le resulta adictivo le confirmo en otros países, incluso los de primer mundo existe la lotería también.
15. Si es de los que se vienen con el pasaje de regreso comprado (porsia). ¡¡¡ olvidelo, mientras tenga esa excusa, seguro que se devuelve!!! En este punto coincido al pie de la letra.

Si usted no tiene el valor de ser feliz, de conseguir lo mejor, entonces me permito informarle que usted se merece el gobierno que tiene. Así que ya ni se queje. Que no le pasa nada que usted no haya querido. No quiero decir que la solución sea emigrar. Me parecería más loable quedarse y luchar por lo que piensa, pero no emigrar por costumbre al miedo, es insensato. Hablo hoy de Venezuela por que es el tema que toca el mail, pero bien me podría referir a México o cualquier otro pais. No te quedes por miedo a irte, quedate por que quieres hacer de "tu pais" un lugar mejor. Porfavor, deja de quejarte.

Los injustos somos los hombres, no el mundo, ni las situaciones. Es injusto que me queje y no haga nada por mejorar. Y si, si creo que una persona hace la diferencia. Si soy soñadora o puritana, bueno es que me da igual. Son solo títulos, las palabras enredan mucho cuando intentan definir. Los seres humanos somos tan complejos que me parece locura intentar encerrarnos en definiciones, somos cambio constante. ¿Por qué esa necedad de aferrarnos al tiempo, el espacio y la gente? Decimos que amamos, pero no podemos amar sin ser libres.


Me voy de Venezuela
Está Buenísimo!
Noto con preocupación, que esa vaina de irse del país, está siendo utilizado como una fórmula 'mágica' para solucionar de golpe todo los problemas de nuestras vidas y salir de esta cagada de gobernantes que tenemos, pero muchos en su desesperación por arrancar de una vez llevándose por el medio cualquier obstáculo, olvidan analizar a fondo, ciertos detalles de su vida habitual y personal y son éstos individuos, los que luego regresan a Venezuela, hablando mal, que jode del país a donde fueron a aventurar, creyendo que la vaina era mejor.
Atentos, señores aspirantes al puesto de extranjero o inmigrante en un país del primer mundo: 1. Si usted es un 'mamero', o sea que visita a su mamá con frecuencia o siente que la vida no tiene sentido, si no sale los fines de semana con los panas a tomar cerveza, hacer una parrilla, tomarse unos vinitos, simplemente a verse o pasar un rato... coño, ¡¡¡NO EMIGRE!!!
2. Si usted es de los que deja todo lo que esté haciendo y cada vez que a un familiar o a un amigo, le da gripe, diarrea, un soponcio o cualquier verga, sale como un peo a ver que le pasa....... ¡¡¡NO EMIGRE!!!
3. Si usted es de los que por tener un 'cagao' TSU, un titulo universitario como de ingeniero, médico, arquitecto, etc... no recoge un cable del piso porque usted es más arrecho que plancha e chino ¡¡¡NO EMIGRE!!!
4. Si está acostumbrado a tener carro nuevo y le monta todos los 'periquitos, luces, rines y cuanta mierda del mundo consigue que se pueda atornillar o soldar al mismo .. ¡¡¡NO EMIGRE!!!
5. Si piensa que por tener uno o dos 'masters', un PhD, etc., etc., etc., lo van a recibir con los brazos abiertos y todas las empresas se van a caer a coñazos por ud. a cuenta de que es lo más vergatario del mundo y sus alrededores.... lo mismo le digo... ¡¡¡NO EMIGRE!!!
6. Si usted nunca ha fregado un plato, pasado un coleto o planchado una camisa, recogido mierda de perro etc... ya ud sabe... ¡¡¡NO EMIGRE!!!
7. Si tiene un trabajo estable, una casa o un apartamentito (aunque lo esté pagando), sus hijos en colegios privados aunque tengan algún compañerito que el papá o el coño e' su madre sean Chavistas... ¡¡¡Igualito !!! NO EMIGRE!!!
8. Si no puede vivir sin una arepa, unas caraotas, una hallaca, una lata de diablitos, una colita, una polar, un joropo, una empanada etc.,etc., etc.. ¡¡tampoco se vaya!!
9. Si le encanta una playita, un coco frío, un rompecolchón, siete potencias y un peo de música a donde quiera que vaya... ¡¡¡quédese en su casa!!!
10. Si no puede vivir sin: cachifa, guardería, gimnasio... ¡¡¡ ni haga la maleta!!!
11. Si no soporta el frío y le encanta el sol... ¡¡¡ No se acerque a menos de 500 metros de una agencia de viajes, ya que curiosamente, en todos los países civilizados hay invierno y el mar es frío con bolas!!!
12. Si tiene problemas con su pareja y se va a vivir a otro país,¡fijo que se divorcian! Y al que no me lo crea, que haga la prueba... ¡¡¡Emigre pues!!!
13. Si está acostumbrado a ser el centro de atención y a mirar a los demás por encima del hombro, si lo llaman Dr. o Dra. Donde quiera que va, si se la da de levantador, tira besitos, el más ricote del edificio, la última pepsi del departamento, el sabrosote del 'Club' etc... etc... ¡¡¡ emigre pa' que sepa lo que es bueno!!!
14. Si es de esos que está acostumbrado a jugar su triple y llama al santón de carayaca para que le de los datos del día y espera hora del Almuerzo para ver ansioso el Chance, allá no hay loterías en cada esquina... ¡¡¡NO EMIGRE!!!
15. Si es de los que se vienen con el pasaje de regreso comprado (porsia). ¡¡¡ olvidelo, mientras tenga esa excusa, seguro que se devuelve!!!
CONSEJO: Deje de joder y enfréntese a Chávez. Si envía este mensaje a todos sus contactos, no le va a pasar absolutamente nada, así que pásela bien y pa'lante como el elefante, pero si no lo envía, le caerá un rayo y lo partirá en dos !!! y lo que es peor... Chavez se quedará para siempre, gracias a ud. ¡¡¡SALUDOS!!!

martes, marzo 17, 2009

Iniciamos con el final

En conclusión me sobra el cuerpo. No pertenezco a estas manos, cada línea me es ajena. Se me ha figurado en ocasiones que existe una yuxtaposición descuadrada entre mi cuerpo y yo. Si, al final no soy la extraña que va desencajando sin comprenderlo, es este cuerpo que se manda que no es mío y me contiene. Aunque entiendo que somos incompatibles (sea esta la razón del mal que me acongoja) le he tomado cariño. Al cabo soy yo misma y no es narcisismo es más bien la ternura que se siente cuando se conoce a alguien más de cerca. Me pregunto ¿es posible odiar a alguien en ese preciso instante de coincidencia? Sin más, sin razón alguna extrapolarse. Es tan delgada la línea que une los extremos que cualquier día se enreda y nos confunde. Se me ha ocurrido que igual no te perteneces, estamos atados a estos cuerpos activos y reactivos entre sí. Luego ¿tú y yo que somos? ¿Dónde estamos?
Podemos borrar todo hasta antes de la coma. Así no me convulsiono hasta el desprecio y no me robas los labios mientras confundes mis dedos. Todo esto es culpa de lo insensatos que somos, tan obstinados a buscar los principios. Sabes, después de todo fuiste tú el que inicio, tú con esos ojos que comen. Ahora entiendo a Sor Juana. “Hombres necios…. Sin ver que sois la ocasión de lo mismo que juzgáis”. Dime que resuelvo más que acusarte si me incitas a quitar el freno y después me juzgas por eso. Sin embargo, somos cíclicos, por eso nos estorba el cuerpo. Es que se sujeta al tiempo y mallugado por el tiempo se aferra de este espíritu insensato e incauto. Por lo tanto concluyo con el principio se mi antítesis. Quiéreme antes.

sábado, marzo 14, 2009

Para el peor de todos de una puritana

"Yo he salido del territorio de lo humano y Ángela,
por consiguiente, también. Me he trascendido en
cierto grado de mudez y de sordera: pendo de un hilo."
Clarice Lispector
Un soplo de vida
Tendría que desdoblarme no ser yo por un instante para entenderme. Es que el mundo es mucho más extenso, no se encuentra concebido en una sola imagen. Necesito escaparme de mi centro para comprender. Yo también quiero ser Ángela. Ella lo puede todo, los límites, se presenten después de los sucesos. Ángela flota, no tiene ataduras, Ángela no juzga, no sufre por no obtener lo esperado, Ángela no espera. Recibe y da. Es auténtica, no es reciclaje de una sociedad corrompida en sus bases. Yo aquí pensándote con mis recuerdos y memorias vanas de hermana, hija amiga y ciudadana, sin poderme quitar de encima esta carga de ideas que me fatigan. Ella en cambio tan lozana, me parece levitar. Entonces no se ha sentido humillada y ultrajada, víctima de una episodio melodramático, pero ¿si ella es yo? Yo con otro nombre, yo sin memoria, sin tenerme, yo con un centro diferente. Ella no define, por que las palabras enredan, tan solo ve, aprende y comprende.

lunes, febrero 23, 2009

A días la nostalgia se viene de golpe

A días la nostalgia se viene de golpe. Me invaden figuras, recuerdos de otros tiempos. Y en la garganta un nudo y mi cara blanca y su gran sonrisa. ¡Que nadie lo sepa! Que no se sepa que de noche lloro con el brillo de la estrella. Mientras me miran y a mi paso juzgan, me abrazo al héroe local, histórico caballero de la mancha: “Deja que los perros ladren […] es señal que vamos pasando.” El vientre y cada músculo contraído como evitando la fragilidad humana.

Envuelta en rígida armadura me lanzo al mundo y en la mano pensamientos enredados y la otra mano, una cajita. Mamá dijo que la llevara siempre. Esta ahora un tanto vieja y percudida, es cosa de los años, el desgaste, lo perpetuo. La abrazo fuerte y me aferro a ella como si desconociese el contenido. Es tan solo un lugar donde acumulo bendiciones. Palabras lindas que te llegan sin más ni más, un día cualquiera, un jueves o viernes y hasta en fiestas de guardar.

Entre frases cortadas que a veces comprendo y otras tantas prefiero ignorar, me queda siempre la duda si no seré yo la que habla otro idioma. Lengua de extraños que me viene de cuna. Así andamos por la acera, todos juntos y de prisa con la música de carnaval, arrastrando mi pena, el gran vacío de no encontrar.

No es tristeza, ni pesimismo es tan solo que algunos días la nostalgia
[de ti, de ellos, de ustedes y los que ya no están]
Se viene de golpe y sin avisar.
*****************************************************************************
It's just that some days we need a big hug to fit back into the world. As simple as that, a big hug and why not a smile? and if some how it could be you... for sure I'll shine beacoup, Mon amour!

sábado, febrero 21, 2009

What if I wasn't scared?

There is not point on a life without risk
There is not pleasure to live if you lived scared to die
There is not enough time to wait to be alive
There is no such thing as the moment to be
There’s just one today
We’ve just a single life
What’s the point on wasting life?
Waiting?
Waiting for what?
And what if time goes by
and it left you out?
Wouldn’t you mind,
to let it pass
without you by his side?

jueves, febrero 19, 2009

Es el saber que hay algo más grande, que me rebasa. Existe un espacio tan ajeno que me contiene y a la vez no le comprendo. Correlaciones de incidencias y coincidencias, donde las líneas se trazan en un caótico e inexplicable orden. Algún día la trama se cierra y sin más te encuentro. Son momentos, casi instantes de cruce. A veces, los hilos se hilvanan para correr en línea.
Antes tuve miedo y es que existen procesos que están no subyacen a la razón. Caprichos, matices, pienso en la perspectiva. Esa verdad universal que nos es inalcanzable se asemeja a un objeto que sufre el efecto de su observador. Es que no es más que eso ángulos, enfoques, puntos de vista.
La línea es tan solo sucesión de puntos, ilusión que guía. Al final se llega, la línea siempre crece aunque se doble en busca del origen, la línea siempre llega. Es entonces la sucesión de puntos lo accesible al humano. Dejemos el infinito a los matemáticos que gustan del trastorno. Dejemos el utópico control de un todo para centrarnos en los detalles.

domingo, febrero 08, 2009

je t'aime

Je t’aime
Je t’aime hier
L’année dernière
Le jour que je suis ne
Tous les matins
Et les âpres midis
Et dans la nuit
Je t’aime

amor

domingo, febrero 01, 2009

Roma, ramo, mora y otras derivaciones, llanamente tú


La conversación se suspendió. Ni siquiera se notar la línea en la que empieza, un punto exacto. Sucede. Hay cosas así, que parecieran ser de siempre, no iniciar, persistir en el tiempo. Si, recuerdo el día, pero no hubo intercambio de nombres, edades y conocidos. Perspectiva a dos puntos de fuga de un objeto que ha existido inherente a nosotros. Es tal vez ese interés común, el punto de partida. Después todo ha sido casi natural. Permito el espacio que evita el todo por la parte que me es inexplicable.

Hoy, mil noches con sus estrellas y puestas de sol después volvemos a intercalarnos en la discusión, esa eterna charla en la que te encuentro cada cuando. A tu partida extrañe el otro punto de vista. Me gusta la retórica. Me gusta encontrarte mientras cavilo, en mi plática de siempre, me gusta estar de acuerdo y hasta no estarlo. Me gustas tú, de pies a cabeza, pero no es un amor pasional y atravesado. No te lloro por las noches, no te extraño al mediodía, y me apena confesar que algunos días me parece demasiado simple. Así que no lo comprendo, pertenecemos juntos como si fuese designio, algo de siempre. Me parece frustrante lo casi evidente, respuesta de un mundo que al girar un día junto lo que ya encajaba desde hace tanto. No hizo presentaciones, lo dio por obvio. Entonces estamos aquí atrapados en este engaño y desasosiego en el que somos fichas adyacentes que forman eslabón en un rompecabezas que aun riega fichas por la mesa.

Aquí dejo una premisa, quizás sueño de niña. Si es que en la intrépida rotación del mundo me alcanzas, mientras las fichas aun yacen en la mesa, toma mi mano y ya no me sueltes. Que si me dejas me iré para siempre, seré parte de lo perpetuo, lo que es totalmente ajeno, pero lejos donde las líneas se pierden y se combinan con el entorno. Lejos donde no me encuentres, donde olvide que alguna vez el mundo giro sesenta grados en torno dos puntos diferentes.


martes, enero 20, 2009

Veme, ¿sabes? soy presente

En la búsqueda nos invade el deseo. Somos víctimas del insaciable anhelo. Nunca y siempre, los mentirosos fieles. Buscamos como locos, parecemos desesperados, enfermos de angustia, que se yo, algún mal etéreo. Soy parte de esta constante y como tal me reconozco enferma. Este es el último deseo, el que más vale, lo cambio por todo, cualquier cosa, excepto todo eso que tú ya sabes. Demasiado no es suficiente. Hace falta un poco más, no existe espacio, pero apilamos cerros de tantitos más. Creemos que esta será la final pero es retórico, cíclico.
Olvidamos que al encontrar el bien eterno la búsqueda acaba y con ella el camino. No será entonces que es el camino y no ese destello a lo lejos. Hoy me he descubierto en mi gran farsa. Me he hilvanado este traje muy a medida de mujer enigmática con creación a viento y popa. Me lo he creído y le he portado cabal. Buscando una respuesta. Me han pasado cientos y otros tantos y les he dejado. Llegaron cuentos, infinitas novelas, hermosas poesías pero no mi respuesta. Al final la pregunta en esencia no es distinta. Pregunto lo que todos, envuelto en rosa y fantasía, con matiz de artista y la pose excéntrica que me fascina. ¿Será ese brillo muy al fondo la línea curva de una boca que mira al cielo y me provee la calma?
Y, por un instante ¿digamos que no fuera?, entonces que hago con el cúmulo de tantos que vengo cargando para cuando llegue al culmen. En ocasiones he pensado que alcanzo el brillo y entonces en vez de respuesta se formula otro enigma, encrucijada, repetición cíclica e indefinida. Nuevamente ¿y si fuera el camino? Como aquel que le ha tenido siempre y al verle perdido le echa de menos.
Diría quería, pero siendo sincera quiero, deseo, imagino tu nombre a la otra orilla. Anhelo el color de tu pelo, tu boca, tu arrogante presencia de saberlo todo y desencajarte a fuerza. Yo también voy desencajando y te encuentro en el camino, me miras, sabes que existo. Somos cómplices de un instante, como si pudiésemos apresar algún momento. Vamos de prisa, siempre es tarde para lo que sigue, un tictac nos atormenta. Es que no hay tiempo, ¿para qué? Pues no lo sé, pero no hay tiempo. Así es como he venido enrollando el camino y trayéndole a cuestas para cuando llegue a ningún sitio y entonces sepa que mi respuesta la he dejado ahí mismo. Si seremos locos, sentados al banquete morimos de hambre, esperamos la ilusión de comida que hoy no esta a la mesa y anhelamos estará algún dia.

domingo, enero 04, 2009

Me enamoré

¿Qu’est ce que je dois fait avec ça que je sens?
¿Qu’est que je peux fait si tu es très loin ?
¿Comment es que je t’aime si je te regarde seulement un instant ?
¿Sera possible que tu m’aime a moi ?
¿Es que je te regarderai autre fois ?
Tu me manque
Tu me manque depuis toujours
Je ne pensé qu’il serait possible de donne mon cœur à un total inconnu.
¿Pour que toi ?
¿Qu’est ce que tu me as faite ?
¿Sages que je t’aime ?
¿Sages que tu es la personne que je cherchais sans savoir ?
Alors, maintenant que je te trouvé ¿qu’est ce que je dois fait ?
Je respire ta lotion dans tous les lieus
Je vois ta face entre les gens
Et mémoire ça que je sens quand j’étais avec toi.
Trouvé moi, ne vous perdez pas,
Atteint mon main, rappelle mon prénom.