miércoles, diciembre 30, 2009

Cerrando 2009

Justo antes de dar la vuelta a la hoja y terminar con el capítulo quiero cerrar los ojos un momento y verlo todo en imágenes que pasan en cámara rápida para recordar. Veo el comienzo tan lejos de lo conocido y apunto de volar. Quien diría que las alas te nacen cuando enfrentas tus miedos, cuando te despojas de todo y vas al mundo a conocerlo.

Entonces había un montón de extraños con grandes sonrisas. Gente distinta, de todas partes, altos, gordos, lacios, morenas, delgadas, rizados y bajitos. Un millón de perspectivas, ideas extrañas, desconocidas hasta entonces. Tres distintas en casa, un salón de clases donde no están los mismos que me acompañaron antes, nuevos vecinos, amigos, conocidos.

Volver a casa con colores que antes no sabía, encontrar lo que me fue antes esperándome sin saberme nueva. Abrazarles como si pudiese absorberlos y no dejarles más. Morir de ganas por decir y ser incapaz de hablar. Contrastes. Sueños de vuelo.

Hoy de nuevo en este mundo que me acepta a pesar de no entrañarme, echo de menos a mis extraños. Estoy en la base de una gran montaña y viendo el pico empiezo el camino que ha de llevarme a ese sueño infinito. Doy vuelta a la hoja para volver a ver el blanco que impone. Tengo mis alas y tinta para dibujar los sueños.

No hay comentarios.: