sábado, octubre 16, 2010

Geminis

Cuando ya no me tengas no serán más mis ojos donde tu mirada serena esconda tu trillada esencia. No estarán mis labios curando el deseo no cumplido de ese amor controlado a los instintos. Mi sonrisa te seducirá desafiando tu razón. Cuando más me creas ganada más me habrás perdido, más no estaré supliendo tu vacío.

Me desvaneceré hasta volverme el aire. Tal vez te roce en mi camino y tu mano tiemble y las lágrimas broten y no entiendas razones y mi imagen te trastorne y me sientas de siempre y me busques inquieto y parezcas demente.

La tendrás a ella, quien quiera que sea, sabrás que es hermosa, con un gran porte, cumplirá cabal tu lista entera de elaborados requisitos, señorita perfecta y aun así no seré yo. No estarán mis inflexiones, no habrá Degas, ni Gauguin, no será lo inexplicablemente utópico, ni el amarillo chillante a mitad del espacio, no verás nuevos planetas que aun no existen para el colectivo, pero la tendrás a ella que tal vez te quiera.

Será entonces, cuando ya no me tengas, que extrañaras la tierra donde te conocí. Será cuando alcances tu sueño, cuando toques el cielo, que pensaras en mí. Cuando el deseo de verdad te sature, cuando sientas que lo has conseguido y falte un breve espacio, será mi nombre el espejismo. Irracionalmente y hasta el desquicio sabrás que me has perdido.

Seré un siempre plasmado en un Manet que esboza un puente, un cartel bravío de fiesta y alegría que se comparte con desconocidos. Seré un año, un instante o 26 momentos de felicidad trascendente o engaños compartidos. Seré la mujer exitosa, erguida y alegré, de firmes principios, segura de su camino, que sutilmente dibujara tus labios y besara su comisura, mientras susurra, en verdad te aprecio, seamos amigos.

No hay comentarios.: